Tiempo extraños, tiempos de sueños

Una no sabe ni cómo situarse en esta situación tan especial. Y además sin ejemplos. Me refiero con esto, a que en muchas ocasiones que nos toca vivir algo por primera vez, nos fijamos en l@s que ya lo pasaron antes que nosotr@s, padres, abuel@s, bisabuel@s…y piensas, si ell@s lo hicieron nosotr@s también podremos.

Tiempos extraños

Tiempos de sueños

Una no sabe ni cómo situarse en esta situación tan especial. Y además sin ejemplos. Me refiero con esto, a que en muchas ocasiones que nos toca vivir algo por primera vez, nos fijamos en l@s que ya lo pasaron antes que nosotr@s, padres, abuel@s, bisabuel@s…y piensas, si ell@s lo hicieron nosotr@s también podremos.

En esta ocasión no. No disponemos de la sabiduría de nuestros ancestros como ejemplo de vida, así que nos toca crearla a nosotr@s, de cero.

Y esto es todo un reto. Una oportunidad.

Y creo que el reto no es sólo personal, es ciudadano, de país, del mundo entero. Los seres humanos pasamos de tenernos unos a otros como enemigos, a tener un enemigo común. Esperemos que esto nos una, aunque sea un poquito. Y llegados a este punto de la situación a mí solo me queda buscar el lado bueno de las cosas, desearlo y visualizarlo. Ojalá:

Ojalá que todo pase pronto y bien; visualízalo, imagínalo un rato en tu mente.

Ojalá pueda hacer estos días más fáciles a los que los que viven conmigo; visualízalo, imagínalo un rato en tu mente.

Ojalá cada día sepa agradecer a las personas que trabajan duro para que todo esto pase; visualízalo, imagínalo un rato en tu mente.

Ojalá viva como una oportunidad para estar con los míos esta situación, más que como un encierro; visualízalo, imagínalo un rato en tu mente.

Ojalá no me olvide de agradecer que tengo casa donde estar; visualízalo, imagínalo un rato en tu mente.

Ojalá sea capaz de acordarme de aquella gente que, aunque no vive conmigo, necesita mi presencia, y sepa dársela, de alguna manera; visualízalo, imagínalo un rato en tu mente.

Ojalá sea capaz de tomar aire cuando mi paciencia se termine y vuelva a recuperarla; visualízalo, imagínalo un rato en tu mente.
Ojalá cada día de encierro sepa marcarme pequeños objetivos reales, y sea capaz de cumplirlos; visualízalo, imagínalo un rato en tu mente.

Ojalá…(rellénalo tú mism@)…; visualízalo, imagínalo un rato en tu mente.

Cada vez que imaginamos algo en nuestra mente, un deseo profundo, y lo llegamos a visualizar estamos a punto de hacerlo realidad.

Estos días extraños de permanencia obligada en casa tenemos la opción de elegir la realidad que deseamos.

Sueña alto esa realidad de tu casa, en tu día a día y los días serán lo que tú quieras que sean.

Cómo vamos a tener tiempo, ¡tiempo! os invito a cocinar esta sencilla receta con todos vuestros sentidos. Se trata, más del cómo cocinamos, que del qué cocinamos.

About the author

Leave a Reply