Sopa de pescado

Dificultad: media

Ingredientes para 4 personas

Pescado para sopa: lo mejor es dejarse aconsejar por el personal especializado de la pescadería. Muchos pescados son idóneos para hacer una buena sopa, aunque caben destacar por su sabor: el perlón, la kraba, el congrio, la lotxa, el rape y la merluza. Si se desea, se puede llevar la carne ya separada de las espinas, mucho más cómodo. ¡Se acabaron los tiempos de desmigar y separar espinas! Podéis hablarlo con nuestro personal.
Espinas y cabezas de pescados varios: esto sí lo tenemos y lo regalamos a nuestra clientela
Algo de marisco: mejillones, gambas y almejas es lo ideal, aunque la sopa acepta todo tipo de mariscos
Agua
Aceite de oliva
3 puerros
2 zanahorias
1 cebolla
Perejil
1 pan de sopa o pan viejo de casa. El pan se pone para engordar la sopa (en otros tiempos para quitar el hambre). Si se desea hacer una sopa libre de gluten, se puede prescindir de él o sustituirlo por un cereal sin gluten o por un arroz, en cuyo caso yo no lo pasaría por el turmix.
3 dientes de ajo
1 vaso de salsa de tomate
1 copita de coñac
Cayena al gusto
Sal

Preparación

Se pone a cocer en una olla grande y con abundante agua: las espinas y cabezas del pescado, las cabezas y peladuras de las gambas, los mejillones, los puerros, las zanahorias, el perejil y la cebolla. Se añade sal y se deja cocer lentamente, al menos una hora, y con la tapa puesta para no perder vitaminas y minerales.

Transcurrido este tiempo se cuela separando el caldo de todo lo demás. Posteriormente se separan cuidadosamente los puerros, la cebolla, las zanahorias y la carne de los mejillones, desechando todos los demás despojos a la basura.

Se coloca en una olla grande aceite de oliva y allí se rehogan los dientes de ajo y las verduras que hemos rescatado del caldo, la carne de los mejillones y la carne de pescado que teníamos reservado en crudo. Transcurridos unos minutos, añadimos el pan cortado en filetes finos y lo rehogamos también. Después se añade el vaso de salsa de tomate y la tacita de coñac, dejando que la mezcla cueza unos minutos, transcurridos los cuales añadiremos poco a poco el caldo de pescado ya colado. Dejaremos cocer todo unos 20 minutos, después lo pasaremos todo por la batidora, en el caso de querer una sopa fina y sin tropiezos.

A esa sopa resultante se añadirán los cuerpos de las gambas, los cuerpos de las almejas (que previamente habremos abierto en una cazuela al fuego con un poco de agua) y la guindilla al gusto. Y ya tenemos la sopa, solo queda rectificar de sal.

Si la dejamos reposar 24 horas ganará mucho en sabor y textura. Pero también se puede consumir el día de su elaboración o congelarla para otra ocasión, en el congelador no pierde nada.

On egin!

¡Importante!

La sopa de pescado, a temperatura ambiente, tiende a FERMENTAR ¡Mucho cuidado!
Da mucha pena, y desazón, tener que tirar por el inodoro todo el trabajo, el cariño y el dinero invertidos. Y sólo porque no hemos tenido cuidado al conservarla.

Una vez elaborada la sopa, hay que reducir su temperatura y conservarla en lugar frío.

Si es invierno y un@ tiene balcón es buena idea sacarla fuera, que se vaya enfriando hasta meterla al frigorífico, pero cuidado con la climatología, que como se levante viento sur…¡se ha fastidiado!

Y yo como siempre voy a lo seguro, sumerjo la cazuela con la sopa recién hecha en la fregadera, con agua fría, así consigo que baje la temperatura, y después la meto al frigorífico. Yo ya no me la juego más, que ya han sido dos las sopas de pescado de Navidad que se me han picado, ¡Y doy fe de ello…! ¡Da mucha rabia!

About the author

Leave a Reply